Bienvenidos al Blog Cofrade "Los Que Rezan Con Los Pies"

sábado, 3 de diciembre de 2011

Así somos nosotros...

Así somos nosotros…
Somos personas normales y corrientes, nada nos diferencia de los que nos rodean; lo único que tenemos diferente es el sentimiento hacia una imagen, o la sensibilidad al escuchar una marcha.
Somos nosotros los que al ver un paso en la calle, un racheo de zapatillas, un capirote, un costal, un repique de tambores, un solo de corneta o tan solo un olor a azahar y una nube de incienso…nos emocionamos, llegamos a sentir como un cosquilleo recorre nuestro cuerpo de la cabeza a los pies…como nuestro corazón queda encogido cuando cruje una trabajadera tras cada levanta, o sea de tal manera que en una simple revirá eches a llorar…nosotros que en una estación de penitencia somos capaces de llorar y sonreír al mismo tiempo, de querer seguir hacia adelante, o al llegar a aquella esquina y acordarte de esa persona deseas pararte ahí y dar por finalizada tu penitencia, porque era ahí donde recogías la mayor de las sonrisas, donde te esperaba esa botellita de agua alentadora, esas palabras de ánimos…esa mirada serena…era ahí donde cada año tomabas fuerzas, y sin embargo al llegar ahora; solo encuentras el lugar, frio y vacio…
Somos esos que vamos por la calle y en nuestro móvil suena una marcha…
Somos esos que llevamos como fondo nuestros titulares…
Somos esos que sentimos de manera especial al ver cera por las calles…
Somos esos…que se llenan de orgullo al decir “Yo soy Cofrade”…hoy lo digo con orgullo, como desde niña me enseñaron; a llevarlo por bandera y a gritarlo siempre alto…que mi devoción no es barrera, es mi fuerza y el legado que de chica me dejaran para aumentar con los años al ver pasos en las calles, nazarenos enfilados, escuchar al contraguía y perderme en el silencio que provoca un martillazo, que a la voz de un capataz me sentara en esa esquina y mirase al ver pasar ese hombre que camina con su carita tapá y con su vela encendida que no es más que cirineo de los que van ahí arriba , o preguntar a mi padre ¿Quién es ese que ahí se encuentra? Y que con una sonrisa conteste quédate con las espartos y búscalo cuando este fuera y sabrás quien era él, y cuando bajo el paso se meta búscale de nuevo ahí en su trabajadera y dile muy despacito ¡Ole! Y vuelve atrás sin que se dé cuenta, búscale de nuevo en esa esquina, acércate y dile ¡Valiente! Que ya se encargara ese que reza de buscarte cuando salga, de darte la recompensa por ir fija en sus pisadas por sentirte costalera solo con mirar sus pies, solo con tenerle cerca y déjame que te cuente que a ese a quien tu jaleas era compañero mío, en mis noches de bohemia cuando yo era cirineo de esa carita morena, y podía yo sentirlo y venias a mi vera, por eso yo hoy te he dicho que tal cosa le dijeras porque se lo que se siente cuando ahí, en la trabajadera, escuchas la vocecita de un alma chica y serena, que se enamora a tu paso y se emboba en las espartos que pasean el amor, que se transforma en abrazo cuando acabas tu estación y sales de bajo el paso y te espera con ilusión un compañero emocionado que esperando su relevo en tus pies se había fijado .
Y cuando ya sabes esto, y cuando casi sin palabras te has quedado, vengo yo a recordarte que ser cofrade es bonito, que te acabas enamorando de mil madres que sufrieron por sus hijos y de unos hijos morenos que con que arte caminan, se presentan al mundo entero para hacerles ver que solo si eres cofrade vas a lograr entender que una noche en ese esquina, otra noche en el convento, una tarde por Santa Ana, y de madrugada en Quinteros …quedaste tu enamorado y subiste y bajaste al cielo solo mirando de frente a cofrades que sin miedo se echan a la calle una semana, semana que para el tiempo, para gritarle al mundo que eso es lo que yo siento, cuando veo yo costales, capirotes, nazarenos…que en arboreá de túnica y esparto, entre incienso de romero, a mi corazón mandasen sentimientos que hoy son nuevos, no por nada en especial sino por ser verdaderos y por poderme emocionar al decir gracias al cielo, que soy cofrade y cristiano y que con un paso muero.



Texto: Setefilla Rodríguez




1 comentario:

  1. Gracias una vez más, por dejarme expresar a través de vuestro Blog lo que es para mí la Gran Semana.
    Todo un placer compartirlo con ustedes, cofrades.

    ResponderEliminar